Elizabeth Taylor



 
 
Elizabeth Taylor.
Sin duda una inspiración para mí en el tema bodas, no en vano se casó ocho veces -dos de ellas con Richard Burton, su pareja en la ficción en Cleopatra, dónde surgió el amor apasionado-. Sabía lo que quería y hacía lo que se proponía, sin importar qué dijesen a su alrededor. En su segunda boda con Burton se casó de amarillo, un tono que en el área del espectáculo se consideraba símbolo de la mala suerte desde que Molière muriera interpretando una de sus propias obras vestido de este color. Y ella repitió dos veces, la primera ocasión en la referida con Burton en el año 1964 -un color muy raro para las bodas en aquella época- y en el año 1991. 
Y en esta primera vez es en la que me he inspirado para esta sesión. Un precioso kimono de seda en color mostaza que se convierte en blusa gracias a un cinturón vintage negro de tachas doradas y perlas.
Un maquillaje muy sencillo con un marcado delineado que le resaltaba preciosos y únicos ojos violetas marcando los pómulos y con labios en tono naranja.
Pero lo que destacaba además del color de su vestido era su peinado: un semirecogido compuesto por una coleta entrelazada a modo de trenza y un moño alto todo ello aderezado con decenas de flores blancas. Obviamente, yo carezco de su espesa melena y de sus ojos, pero aquí os dejo mi interpretación de su maquillaje y peinado.
Espero que os gusten las fotografías.
Feliz domingo.




 
 

 
Camisa / shirt: Hatchi (aquí)
Cinturón / belt: vintage


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Google+ Followers

Páginas vistas en total