Machine à temps -huit-


Cuando hice las fotos con aquella túnica de ballet reconvertida en vestido sabía que me recordaba algo pero no sabía determinar el qué... Buscando como cada semana entre álbumes familiares, encontré la conexión. Siempre he sido de colores fuertes -mi color de pelo y piel de tonalidades claras me limitan a estos efectos- y aquí queda demostrado. Y de vestidos... aunque tuviese mi época de rebeldía en esa transición de niña a adolescente y de adolescente a mujer. Ese momento en que te ves demasiado cría con los vestidos de volantes (ñoños) pero tu madre te ve demasiado mayor con un vestido más formal. 
Seguro que más de una se siente identificada. 


1 comentarios:

  1. Y vaya si nos identificamos, mi queridísima Marquise Juliette, y es que, con cada una de las imágenes... es imposible no recordar algún pasaje de nuestro pasado, una escena o situación que, sin duda, nos hace esbozar una sonrisa recordando aquellos tiempos! Personalmente, me encantan las publicaciones de la categoría "Machine Temps".

    Un beso mi niña!

    ResponderEliminar

 

Google+ Followers

Páginas vistas en total