Semaine de mode.





El foco iluminó la pasarela hacia ella, dibujando el camino que la llevaría al éxito o al más estrepitoso fracaso. Dudó un instante, la luz reflejándose lentamente por su figura; posteriormente, queriendo mostrarse fuerte y segura ante su inminente futuro, ante los comentarios de la crítica, hizo sonar sus tacones en la tarima fuera de la oscuridad del backstage, su refugio durante los apenas cinco minutos que había durado su desfile.
Silencio.
No podía adivinar los pensamientos en aquellos rostros que la observaban fijamente en las penumbras.
No dejaba de sonreír. No había gustado, al traste meses de trabajo, noches en vela. De insomnio por las ideas que bailaban por su mente; noches de labor al lado de sus costureras y trabajadores.
Una aislada palmada se escuchó al fondo. Luego otra, también tímida; que fue contagiando al público. Finalmente, un aplauso fuerte, unánime.
Sus labios se movieron, silenciosos, esbozando agradecimientos mientras a su mente afluían imágenes de su infancia entre retales de tela que le compraban sus padres, del baúl amarillo donde los guardaba, de aquellos disfraces que había diseñado en tiempos no tan lejanos.
Aplaudió ella también, junto al público, animándose a sí misma a proseguir el camino.
Una experiencia que no he practicado es la asistencia a una Fashion Week o desfile de moda (Lo más cercano  ha sido la pasarela que celebra FECIMO, A Modiña: un desfile donde las tiendas locales muestras las tendencias para la próxima temporada). Pero a pesar de no poder asistir, llegadas estas fechas planeo qué llevaría en caso de recibir una invitación a mi nombre.
Si hay una cosa que tengo clara es que aprovecharía para ponerme cosas que en mi vida cotidiana sería impensable, arriesgando más de lo habitual. Para un outfit digno de street style es imprescindible un accesorio que destaque. En este caso concreto, un sombrero de ala ancha en uno de los colores de la temporada, que combiné con una sudadera XXL de estampado floral. Me encanta el contraste oversize de la parte de arriba con los vaqueros pitillo de la parte inferior. Siguiendo los tonos de esta prenda, escogí unos zapatos de raso en color mostaza, un color que también vamos a ver este otoño-invierno.  
Como maquillaje, tonos neutros con un toque dorado en el lagrimal para dar luz al rostro para destacar los ojos a pesar de la sombra consecuencia del ala del sombrero y labios en tono burdeos.
                          

     

                         

                 



Sudadera/ sweatshirt: Zara (sales)
Vaqueros/ jeans: Mango (old)
Zapatos/ shoes: Zara (A/W 2013-2014)
Sombrero/ hat: H&M (Nueva colección)




8 comentarios:

  1. Lo mejor lo bien que escribes. Lo sorprendente el sombrero...el Look muy bonito, pero un consejo como fotógrafa, tienes que cuidar mejor la composición y el fondo de la foto. Los zapatos son tan bonitos como tu. Un besito Patri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omaira, mil gracias por tu comentario y tus halagos. Me ves con demasiados buenos ojos, me temo. Tus criticas siempre son bien recibidas :) Tenemos que hablar más detenidamente sobre estos aspectos (y más en concreto con mi fotógrafo ;)). Si por la composición te refieres a las elegidas para el post de hoy, he de ser sincera: tuve unos pequeños problemas con ellas, pero ya están arreglados. En cuanto al fondo, el día no acompañaba, la luz por desgracia tampoco, y yo quería algo neutro para que destacase el look. Pero lo dicho, cualquier consejo fotográfico o estilístico siempre es agradecido, porque de todo voy aprendiendo que soy muy novata en todos los aspectos. Un beso!

      Eliminar
  2. I love your outfit !!the heels are perfect
    Kisses
    Irena

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la combinación de colores de texturas y sport chic!! Esos zapatos son una joya!! Bss mi niña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta. La verdad sea dicha, no soy muy fan de este estilo -el sport chic- pero esta sudadera tiene algo: no sé si la textura, los tonos, esa forma over size... pero me obsesioné con ella y la veo absolutamente con todo. He de decir que se ha convertido en una de mis prendas preferidas. Los zapatos me enamoré de ellos a primera vista; y cómo aquí en Galicia sólo los puedo utilizar en ocasiones contadas, es un amor que seguirá por los siglos de los siglos, ya que anhelaré cada instante en que nuevamente estén en mis pies (que fetichista ha sonado eso jajaja). Un beso.

      Eliminar
  4. Algo pasó que el sistema se comió mi comentario.
    Te decía que me encantan el sombrero y los zapatos. ellos solos marcan el estilo y crean el atuendo.
    Estás monísima en las fotros
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Curra, eso es lo que me ocurre a mí a veces cuando trato de comentar en tru blog. No sé que le pasa al administrador de comentarios... es una lata. La verdad es que da igual con qué combines estos zapatos, con todo casan y es lo que resalta del look. Mil gracias por comentar :)

      Eliminar

 

Google+ Followers

Páginas vistas en total