Verte












       Veo esta sesión y me teletransporto a la Provenza francesa. Lino y algodón en los vestidos, bolsos de mimbre, tejidos naturales y entornos rurales donde los looks se simplifican al extremo, mimetizándose con la naturaleza y con el modo de vivir característico de un lugar que parece paralizado en el tiempo.
         El vestido de Hatchi nada más verlo me enamoró: soy una fan de los botones en hilera tanto en la parte delantera de un vestido como en la trasera. Así que estoy encantada con esta tendencia tan de los vestidos del ayer que inunda las tiendas. Junto con el estampado de rayas -muy veraniego- pero en verde, un toque distinto y personal. 
         Os contaré una anécdota: cuando estábamos haciendo las fotos un señor de allí de Valença me dijo que el vestido era "muito bonito". Luego me di cuenta de que llevaba encima los colores del Sporting de Portugal (aunque bien pueden ser también los del Betis). Así que supongo que a ambas aficiones les encantará este outfit.
          Siguiendo ese toque natural y simple decidí decantarme por unos accesorios esenciales: unas alpagartas amarillas que ya habéis visto aquí y aquí y mi bolso de los cesteros de Oporto -que también es un clásico ya del blog -ha salido aquí y aquí- porque me encanta lo original que es y el toque tan especial que da a pesar de ser tan elemental- que curiosamente adquirí hace un año y ahora podéis encontrar muy parecidos en muchas tiendas (lo podéis ver aquí).
            ¡Feliz domingo!














Vestido / dress: Hatchi
Bolso  mimbre /wicker bag: Cesteros Oporto.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Google+ Followers

Páginas vistas en total