Villa Idalina







Siempre tengo ganas de compartir los post con vosotros pero con este esa sensación de ansiedad aumenta aún más. Se trata de un post especial sobre un lugar aún más especial: Villa Idalina. [ aquí].

¿Qué es Villa Idalina?

Villa Idalina es una puerta al pasado desde nuestro presente. Un hotel ubicado en una casa indiana del año 1900 construída por el portugués don Joaquim Costa para su amada, su primer amor, Idalina, con la que consiguió casarse en segundas nupcias al fallecer su primera esposa.
Atravesar sus puertas es regresar a 1900: su decoración, delicadamente conservada desde la época decimonónica; la estructura de la casa -con sus puertas vatientes, su escalinata que recuerda a las casas características de New Orleans, y sus baños en el exterior de las habitaciones con suelos hidráulicos y bañeras vintage- que no se ha variado desde que los descendientes de Costa transmitieron la bella villa. 
Detalles como el cuadro de luces eléctrico que denotaba lo visionario que era su dueño; el diseño de la Torre de base hexagonal más alta que la del campanario de la iglesia del pueblo de Seixas o el hecho de que comprase los terrenos sitos frente a la casa para que nunca pudiesen entorpecer sus vistas que denotaba su enorme ego; y que el dormitorio principal -donde ahora se ubica el comedor- de doscientos metros cuadrados construido de forma que la luz del sol baña la estancia desde que aparece hasta que se oculta, que denotaba un profundo romanticismo y amor por su mujer. Así era Joaquim Costa, que está muy presente en la morada dando nombre a la habitación en la que nos hospedamos y cuyo baño privado es la base de la elevada torre.
Además de ser un hotel con el encanto del ayer, actualmente es posible realizar en él eventos especiales. Y sinceramente, conociendo a sus dueños no creo que haya un lugar mejor.
Gracias a Susana por enseñarnos este maravilloso recinto, por contarnos su preciosa historia y por supuesto por mantener vivo algo que debería considerarse patrimonio del pueblo. Un espacio en el que sientes Villa Idalina como un hogar. Y en el que, por momentos, te sientes como la señora de la casa.
Espero que os haya gustado el post.
Feliz domingo.


















Vestido / dress: Hatchi


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Google+ Followers

Páginas vistas en total