Coquelicot


Como le digo a mi chico: "me estaba diciendo que me lo llevase".
Si, si -me contesta él- a ti todo lo que te compras te llama a gritos, para que lo añadas a tu armario. 
Y tiene razón.
A veces me llaman demasiadas cosas.
La amapola siempre me ha gustado. Su fragilidad, en contraste con su vivaz color. Que sea tan efímera cuando la arrancas, como si ella misma decidiese que es mejor contemplarla en el campo. 
Es un estampado alegre que, como os voy a demostrar, para mí es apto para varias temporadas: el invierno pasado lo utilizó  Dolce & Gabbanna; para la primavera de 2017 diseñadores como Luke Leandro Cano en la MBFWM, que la  imaginan plagada de estas flores carmesí. 
Aprovechando al máximo estos días de sol que aún podemos disfrutar en Galicia opté por un look bastante fresco en el que la única prenda que denota la nueva estación es la boina. El día no me lo permitió pero sin duda con un tiempo un poco más fresco, hubiese optado por ponerle encima una chaqueta de punto oversize en color negro. Pero, ya tengo otra idea para mostraros otra versión de este vestido que obviamente no luciría tanto su escote posterior. Y tenía que mostrároslo.
Como contraste, mis sandalias en color verde esmeralda que ya habéis visto en varios looks aquí, aquí y aquí. Y el toque chic de la cartera de Chanel en negro y dorado de mi abuela Juliette.
Para el maquillaje labios rojos y eye liner negro.
Feliz domingo.










Vestido / dress: CLP (vía Smile Moaña)
Sandalias / sandals: Zara (old)
Boina / beret: Vintage (vía LA Vintage Vigo)
Clutch: Chanel vintage

2 comentarios:

  1. You look sooo cute! love that little red beret!

    www.prettyinleather.net

    ResponderEliminar
  2. Estilazo!!! Parece que estás paseando por París con ese look tan bonito!!! Muy guapa!!!
    Besos
    www.donkeycool.es

    ResponderEliminar

 

Google+ Followers

Páginas vistas en total