Magique nuit.



Galicia es tierra de brujas. De hecho se dice que “Meigas, habelas hailas.” Y uno de los remedios para espantarlas es hacer una buena queimada recitando el consecuente hechizo.
Dicen que la noche del 31 de Octubre es la elegida por todo tipo de seres del otro mundo para volver a aquel que habitaron en tiempos anteriores.
Noche oscura.
Noche mágica.
Noche de transición.
Ya en la época celta, dicha noche era la escogida para la realización de un conjuro, una petición a los dioses con el objeto de obtener buenas cosechas a lo largo del invierno en la denominada fiesta pagana de Samaín.
La noche de Halloween es una excusa, en mi caso, para disfrazarme y nuevamente para crear (como reto) nuevos disfraces caseros y DIY, con el menor presupuesto posible.
Desde hacía tiempo llevaba en mi mente la idea de disfrazarme de Beetlejuice. En la época de infancia veía sus dibujos y no es un secreto que soy seguidora incondicional de cada creación  de Tim Burton,al cual asciendo al status de genio. Y la oportunidad me la brindó la tendencia del pasado verano 2013 por lo que fui, ex profeso, a por esta americana de Zara, que conseguí en los últimos días de rebajas. A falta de unos pantalones a juego y tras inspirarme mediante imágenes en la red, decidí dar un toque sexy a este terrorífico outfit con una falda de tul blanco.
Parece que el destino quería que llevase a cabo esta acción de emular a uno de los muertos vivientes más bromistas del panorama cinematográfico. Las mayas rayadas me las trajo mi tía este verano de Barcelona; habían formado parte de su armario. Las botas de estética militar, son un regalo de mi suegra.
La peluca rubia tiene un por qué. A pesar de haberme inspirado en el film de Tim Burton, he de decir que cuando pienso en el personaje de Beetlejuice, no es esta la primera imagen que me viene a la cabeza, sino la de los dibujos. De ahí que el maquillaje lo haya recreado en tonos morados y amarillos y no con los típicos ojos negros.
La reproducción exacta habría sido con una camisa color orquídea radiante (que tengo) y una corbata negra. Pero quise darle un toque trendy y me decidí por una camisa con lazada incorporada en color blanco, siguiendo la línea de la falda y en conjunto la elegancia del binomio blanco y negro.

Blazer/Americana: Zara (s/s 2013)
Shirt/Camisa: Primark (a/w 2012)







El resto de fotografías tienen por objeto mostraros el disfraz DIY que crearon entre mi madre y mi hermana para Audrey de murciélago. Automáticamente, me vino a la cabeza este disfraz de vampiresa que tiene ya unos cuantos años y me pareció perfecto para recrear otra idea de disfraz para una noche como esta, otro maquillaje y otra estética totalmente antagónica a la anterior. ¿Hay algo más sexy en una noche aterradora que un vampiro/a?

Bat dog costume/ disfraz murciélago para perro: DIY
Shoes/Zapatos: Mango (a/w 2014).
Wineglass/Copa: Zara Home (s/s 2014)
Ring/Anillo: Mercadillo Vilagarcía (old, old)










1 comentarios:

  1. Mucho me temo Patricia, que miedo, lo que se dice miedo no vas a inspirar ninguno.
    Estás estupenda con los dos disfraces y el resultado es de lo más agradable y favorecedor.
    Así que cumplida la misión de recrear una imagen, lo importante es que gastaste poco, te lo pasaste bien y el resultado fue el esperado.
    Así que te puedes apuntar a todas las noches de meigas que quieras porque de Meiga buena tienes mucho futuro.
    Besos

    ResponderEliminar

 

Google+ Followers

Páginas vistas en total